Inicio » Noticias » Acéptate a ti mismo

Acéptate a ti mismo

Post/colaboración:

Edgar Boya Nuñez.

Hola, me llamo Edgar Boya Núñez, tengo 23 años y soy recién licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca.
Lo que escribo aquí y en mi blog es fruto de las conclusiones prácticas a las que he llegado a lo largo de los últimos años no por mi formación académico sino por mi experiencia vital, pues la adversidad ha sido mi compañera de viaje, en forma de duros reveses familiares y atolladeros económicos, en mayor o menor medida estos últimos 7 años, y cada vez con más dureza. Pero éso no ha hecho sino hacerme más fuerte frente a esa adversidad y comprender que con optimismo, actitud positiva, perspectiva y creyendo en uno mismo y en lo que hace, se encaran mucho mejor los problemas y se logra salir de ellos. Y es lo que pretendo transmitir con lo que escribo.
   Por último, agradecer a OIB  y sus autores, Patricia y José María, la gratificante oportunidad de formar parte con mi artículo de esta iniciativa, que me parece didáctica, interesante y muy positiva. Un ejemplo de lo que se debe fomentar.
Os dejamos su Twitter y blog para que podáis intercambiar impresiones: @EdBoNu  http://borntolearntogrowup.blogspot.com.es.
En esta ocasión, me gustaría tratar con vosotros el tema del potencial y el conocimiento cierto que creo que cada uno debe tener de si mismo antes de lograr ese objetivo que nos marcamos, y que se representa, a nivel personal y social, como “éxito”. El potencial de cada persona puede ser visto por otros desde fuera, pero lo más importante es que cada uno nos demos cuenta de cuál es, para maximizarlo y que nos sirva como impulso para llegar a todo aquello que nos propongamos.

   De manera simplificada, y sin olvidar que cada uno puede aportar su toque personal a la fórmula, todo forma un conjunto sencillo de representar a mi entender: si el éxito, considerado como meta o último paso del camino, es el producto final; el trabajo y esfuerzoperspectivatesón y confianza serán la receta a seguir para alcanzarlo, amén del toque que cada uno podamos aportar; y el potencial y características de cada persona serán la materia prima, la base sobre la que gira todo lo demás.

Para llegar al último paso, tendremos que conocer nuestra materia prima, pues las cantidades a seguir en la receta son decididas por cada persona y caso; así que lo primero y más importante será conocernos a nosotros mismos, ser conscientes de nuestras virtudes pero también de nuestras limitaciones, para potenciar las primeras y minimizar o eliminar las segundas. Y sin olvidar algo online slots muy importante: debemos creer y tener confianza en nuestras capacidades para alcanzar nuestras metas.

Antes de empezar, creo que algo debe quedar claro: del mismo modo que para avanzar en nuestra vida cotidiana debemos reconocer los errores cometidos, para aprender de ellos y poder pasar página y olvidarlos, también debemos conocernos a nosotros mismos y aceptarnos tal como somos, para llegar a lo que nos proponemos, siguiendo el camino que cada uno se marque. Es decir, no intentes ser como no eres para agradar a los demás, porque de esa manera tienes en tu cabeza una idea equivocada de cómo eres, y no se puede cambiar lo que no existe en realidad, ni llegar a tu destino siguiendo un patrón incorrecto.

Acéptate a ti mismo, es el primer paso para triunfar en aquello que quieres. Debes creer en lo que te hace diferente del resto y potenciarlo. Aquello en lo que destacas, si averiguas que eres bueno en ello y que te apasiona, si crees que es el camino que debes seguir, ve a por ello, aunque los demás no crean que es el adecuado por no ser el tradicional o no amoldarse a sus gustos, y con trabajo y esfuerzo, poténcialo.

Como diría el científico Stephen W. Hawking: “Todos somos diferentes, todos somos especiales a nuestra manera: cada uno de nosotros tienen en su interior una fuerza creativa.”. Creo que tiene razón, hagámosle caso, intentemos conocerla y… ¡potenciémosla!

Lo que pretendo transmitir es que se trata de, antes de sumergirnos en cualquier proyecto, centrarnos en nosotros mismos, en lo que buscamos, en nuestras capacidades y aptitudes, y en lo que podemos llegar a ser. Clarificar cuáles son, además de nuestra aptitudes, nuestras barreras ante esos cambios que nos impiden lograr exprimir nuestro potencial.

Para explotar el mismo, sacarle el máximo rendimiento, hay que dejar de lado todo tipo de distracciones fútiles, sin verdadero sentido, aunque en nuestra cabeza, equivocadamente, puedan tener importancia fruto de la coyuntura, y centrarnos en nosotros. Las obsesiones con personas cercanas, ya sea por amor o no, la televisión, los videojuegos… todo ello, si se exagera la importancia que de verdad tiene, si nos centramos en exceso en ello, nos impedirá crecer haciendo de nuestro potencial una realidad, además de otros perjuicios que nos podrían causar.

Cuando tienes claro cómo eres y lo que quieres conseguir, es cierto que la sospecha o conocimiento de la posibilidad de cambio para lograr tu destino, ya sea ese cambio irte fuera temporalmente a estudiar o trabajar, o modificar tu “cómoda” rutina, puede causar que nos paralicemos, que dejemos de actuar como somos, y por tanto dejemos de mostrar lo mejor de nosotros mismos; es por ello que el primer obstáculo a toda transformación que nos lleve a explotar nuestro potencial, a ser mejores, lo llevamos dentro: superarte a ti mismo es la mejor meta; tú eres tu mejor competidor; y las limitaciones que te has impuesto, el mejor “enemigo” al que batir.

Debemos enfrentarnos a ese enemigo interno que son nuestras propias limitaciones, impuestas muchas veces por nuestra desgana o falta de confianza, para maximizar nuestro rendimiento y por tanto hacer de nuestro potencial una realidad. Transformarlo de algo que sabemos que tenemos en nuestro interior, a algo real y a lo que sacarle partido.

El éxito se fundamenta muchas veces en tener la capacidad adecuada para adaptarse a los cambios y utilizar nuestras aptitudes individuales para ello, sabiendo que diferentes resultados requieren comportamientos distintos. Ya lo dijo Albert Einstein, “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”; y no se trata de repetir la frase sin sentido, sino de comprender e interiorizar el mensaje que trata de transmitir.

Llegados a este punto, sólo me resta decir algo muy importante:

Creed en vosotros mismos por encima de cualquier opinión negativa que puedan daros sobre vuestras cualidades, nadie mejor que vosotros para conoceros. Creed en lo que queréis hacer por vuestra propia voluntad y no en base a lo que otros os marquen, o por intentar impresionar a otras personas. Romped con las barreras de vuestras limitaciones. Romped las barreras que os impidan avanzar y os sigan atando al pasado, si queréis seguir adelante y hacer algo distinto, no es suficiente con lo que hasta ahora estabais haciendo, habréis de cambiar, innovar, probar algo diferente, porque no es malo. Y lo mejor, ¡es que depende de vosotros! Haced lo que esté en vuestra mano para lograrlo, la gratificación personal cuando lo consigáis puede ser increíble. Y recordad lo que reza la famosa frase: “si quieres conseguir algo que nunca tuviste, debes hacer algo que nunca antes hiciste.”

zp8497586rq

Acerca de Optimistas

Los comentarios están cerrados.