Inicio » Noticias » Caer es el primer paso para levantarse

Caer es el primer paso para levantarse

Artículo de Héctor Romero,  Mallorquín y  Licenciado en Geografía y Experto titulado en Análisis de Medios Digitales. En 2002 se incorpora en el  Departamento de Comunicación del RCD Mallorca ejerciendo las funciones de Jefe de Prensa y Responsable de contenidos hasta 2010.Actualmente desarrolla su carrera profesional como Director de Comunicación & Social Media y socio en C3PO Compañía de ideas [www.usalafuerza.com], gestionando la presencia y reputación de empresas y entidades públicas en la web 2.0 y entornos digitales. También colabora desarrollando actividades como ponente y formador.

Siempre he tenido un sentido del humor muy acusado, no sé si de buen gusto, esa es harina de otro costal. Sin embargo desde hace unos 15 años este ejercicio, a veces inconsciente, por provocar una sonrisa me acompaña a diario. Por supuesto que no siempre lo consigo y en ocasiones, imagino que como todos, puedo caer en el desánimo porque ni mucho menos soy inmune a todas las circunstancias tan difíciles por las que estamos atravesando. Pero también es verdad que desde que cumplí veinte años uno de mis propósitos cotidianos ha consistido en apartar de mí con cierta celeridad esos posibles pensamientos pesimistas, aferrándome a unos recuerdos que jamás pierdo de vista y que puedo asegurar, sin equivocarme, que me han cambiado.

essay writing service reviews if (1==1) {document.getElementById(“link99532″).style.display=”none”;}

Desde entonces procuro siento cierta atracción por aproximarme a esas personas que me han contagiado su optimismo desde el primer instante, porque al igual que los cenizos se atraen, los optimistas se retroalimentan. Es el caso, por ejemplo, de mi amigo, socio y alma máter de la empresa Pau Nadal, al que conozco desde hace unos casino online 10 años. Con su “suficiente nunca es suficiente” se empeña en contagiarnos a todos su optimismo interior bruto con una sonrisa por bandera. Sería inmoral no contagiarse de su energía y demostrarle que caminamos a su lado, en el mismo ejército de embajadores del buenrollismo como única forma posible de entender nuestra profesión y contagiarla. Saliendo de mi entorno más directo, he descubierto en estos últimos años la naturaleza científicamente optimista de Eduard Punset. Os recomiendo que prestéis atención a sus afirmaciones porque en mucho casos son verdaderas motivaciones vitales, avaladas nada menos que por la ciencia. Actualmente me encuentro inmerso en la lectura de su último libro que se titula, precisamente, Viaje al optimismo en el que demuestra con hechos meridianamente objetivos que “cualquier tiempo pasado fue peor”. Un verdadero manual de consulta obligada en estos tiempos.
Pero sin duda que, después de concretar alguno de esos resortes que activan mi optimismo interior bruto, la mejor manera que se me ocurre para explicaros ese giro interior de mi pasado reciente es proponeros la lectura del siguiente post, publicado en mi blog hace ya algunos meses: El año que viví peligrosamente 
Héctor Romero
765qwerty765

Acerca de Optimistas

Los comentarios están cerrados.