Inicio » Noticias » Cambia tu tendencia para llegar al optimismo

Cambia tu tendencia para llegar al optimismo

Seguimos recibiendo colaboraciones, en esta ocasión una psicóloga por vocación, Rocío Rivero Lopez.  Participa en diferentes proyectos  de divulgación científica, investigación, prevención, tratamiento, etc.  También colabora en diversos medios de comunicación, donde explica y responde a cuestiones sobre distintos temas psicológicos.

Siempre está dispuesta a poner en marcha nuevas ideas y le gusta trabajar en equipos multidisciplinares donde disfruta aprendiendo.

Entre las últimas cosas que ha hecho, se encuentra el libro: EMPLEAte con Actitud, en el que cuenta cómo influye lo que pensamos, lo que esperamos, lo que sentimos, etc. en nuestra forma de actuar y cómo podemos manejar todo esto para conseguir lo que queremos.

Puedes seguirla en Twitter (@rocio16rivero) para comentar su artículo e intercambiar impresiones.

El optimismo siempre ha tenido mejor prensa que el pesimismo y  son muchas las frases que todos conocemos acerca de estos dos antónimos:

-“Un pesimista es un optimista con experiencia.”

- “Un optimista es el que cree que todo tiene arreglo. Un pesimista es el que piensa lo mismo, pero sabe que nadie va a intentarlo.”

- “El optimista cree en los demás y el pesimista sólo cree en best online casino sí mismo.”

-“Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay.”

- Etc.

Seguro que las has oído alguna vez, pero ¿sabrías decir qué hay de cierto en ellas?, ¿crees que ser optimista implica dejarse llevar, sin pensar detenidamente antes de tomar decisiones?

El optimismo es la tendencia a esperar que el futuro depare resultados favorables, es lo que nos ayuda a enfrentarnos a las dificultades con ánimo, a descubrir lo positivo que tienen las personas y las circunstancias.

En realidad, la diferencia que existe entre tener una actitud optimista y tener una actitud pesimista es mínima, pero significativa. Lo que nos lleva hacía el optimismo o hacía el pesimismo es la manera en que vemos las cosas, el cristal con que miramos.

Si gastamos energías en descubrir inconvenientes y dificultades y nos quedamos ahí, sólo conseguiremos frustrarnos  y desanimarnos. Sin embargo, si hacemos el mismo esfuerzo para encontrar soluciones, ventajas y posibilidades, nos sentiremos con más ánimo y ganas de superarnos. Esto último se puede aprender; si recordáis, hemos definido el optimismo como una tendencia a esperar que ocurra algo favorable, por tanto, si no tenemos esa tendencia y queremos tenerla, sólo tenemos que cambiar la que ya tenemos.

A pesar de que el optimismo tiene un gran número de beneficios, el éxito no siempre se sienta junto a el. A veces, por mucho empeño y esfuerzo que pongamos en algo, las cosas no salen como nos gustaría. El optimismo es una actitud permanente de recomenzar, de analizar por qué las cosas han ido mal, de aprender de los errores y los contratiempos.  Si las cosas no fallaran o nunca nos equivocáramos, no sería necesario ser optimista.  No es más optimista el que menos ha fracasado sino el que sabe encontrar en el fracaso, en las situaciones complejas, un estímulo para superarse.

 Rocio Rivero

zp8497586rq

Acerca de Optimistas

4 Comentarios

  1. El artículo es muy interesante del q tomare buena nota. En mi caso, era una persona optimista, pero llevo una época a tratamiento x mi estado anímico esto de momento ha cambiado.Estoy intentando recuperarme. Muchas gracias

  2. Me ha gustado mucho este artículo, y me gustaría leer mas cosas de esta autora. Muchas gracias por compartirlo con la gente

  3. Gracias a vosotras por leerlo y por compartir vuestra opinión.

    Un saludo.

  4. Me parece interesante la aclaración acerca del concepto de optimismo porque se piensa que el optimista es un loco que no piensa en las consecuencias. Sigo tus artículos en The New York Times. Felicidades