Inicio » Noticias » EMPRESA: El optimismo y la ventaja competitiva

EMPRESA: El optimismo y la ventaja competitiva

En esta nueva colaboración contamos con Francisco Ruiz, precursor de este movimiento optimista y un especialista en el mundo de la empresa. Natural de Bailen, es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y Executive MBA por la EOI. Actualmente desarrolla su carrera profesional como Director Financiero y de Explotación de Clínicas Dental Company; pero ante todo es un entusiasta del mundo de la Empresa y la Gestión de Equipos Directivos.

 

 

Uno de los factores determinantes del éxito de una compañía es el conjunto de ventajas competitivas que posea frente a sus competidores. Así, las empresas planifican, diseñan y ejecutan su estrategia para alcanzar la ventaja competitiva clave que le posicione un peldaño por encima que sus competidores en la carrera  hacia la conquista del mercado. Todo ello se traduce en conseguir que las personas que deciden adquirir un producto o servicio perciban el valor de éste frente a los que ofrece las empresas competidoras  y se decanten por él.

Una empresa compite conforme a los recursos de que dispone y los objetivos que se plantea alcanzar. Éstos serán de carácter tangible (recursos financieros, físicos, tecnológicos, etc.) o intangibles (personas, gestión de la innovación, etc.) y la estrategia de la compañía determinará qué recursos habrá de adquirir o potenciar para competir.

En el actual mundo global los recursos materiales están disponibles para cualquier empresa, lo que nos lleva a pensar que la VENTAJA COMPETITIVA SOSTENIBLE deberá ser concebida dentro de la compañía de manera que no pueda ser fácilmente detectable y replicable por los competidores.  En este concepto reside la esencia del éxito duradero.

En las personas encontramos la mayor fuente de creación de valor de la compañía. Por tanto, las empresas deben contar con personas que posean habilidad y conocimiento técnico, que sean innovadoras, dinámicas, brillantes  en la creación de ideas pero antes que todo ello deben ser OPTIMISTAS. De nada sirve contar con equipos poseedores de todas aquellas aptitudes necesarias para encarar grandes retos si no proyectan una actitud optimista hacia la consecución del éxito.

El OPTIMISTMO representa el empuje que se administra a una idea brillante. Es la creatividad puesta al servicio de encontrar el camino adecuado hacia el éxito. Es la fuerza ante la adversidad y la conciencia de conocer nuestros límites para enfocar nuestra filosofía hacia la mejora continua.

El OPTIMISMO potencia la capacidad de las personas de emprender y crear.

En definitiva, el OPTIMISMO es la palanca que eleva una idea que nace a ventaja competitiva. Esta esencia no es replicable, es única e intransferible y nace en las personas que forman el equipo de la empresa.

Sin duda, aquellas empresas OPTIMISTAS que conocen qué variables son determinantes para competir en condiciones óptimas  alcanzarán el éxito.

 

Francisco Ruiz

 

Acerca de Optimistas

3 Comentarios

  1. Un verdadero placer leer sobre optimismo empresarial desde un punto de vista humanista. Más aún, si cabe, a sabiendas de que quien firma el artículo es una de las personas más optimistas con las que la vida ha tenido a bien entrecuzarme.

    Un abrazo

  2. Sin duda unas palabras enriquecedoras, más aún cuando vienen de una persona en la que brilla el optimismo tanto a nivel profesional como personal. Ha sido un placer su lectura.

    Un beso.

  3. Juampe Padilla

    Bonita reflexión. Creo que esta idea de la eficiencia del optimiso vale para cualquier contexto: empresarial, familiar,político, educativo…

    1abrazo viejo amigo!